Entradas

MUÉVETE CON AITOR

Después de muchos meses de trabajo, esfuerzo y dedicación, por fin puedo presentarte el proyecto de trabajo con el que siempre he soñado. Muévete con Aitor es, desde este mismo momento, el medio que me permite ponerme directamente en contacto contigo para ayudarte a seguir un estilo de vida activo, saludable y lleno de movimiento y felicidad!

Déjame contarte por qué el movimiento es tan importante en nuestra vida diaria.

Estamos en un punto en el que hemos podido dotar al ser humano de más años de vida, pero seguimos sin dar vida a esos años que hemos conseguido.

Las personas estamos diseñadas para movernos. Gracias al movimiento hemos subsistido y evolucionado hasta hoy en día. Pero algo estamos haciendo mal cuando los principales problemas de salud que tenemos vienen por esa falta de movimiento!

Esto nos afecta también a nuestras emociones: nos sentimos más pesimistas, aburridos y desganados por culpa del sedentarismo. Estamos más incómodos con nuestro cuerpo, afrontamos peor los obstáculos que nos encontramos en nuestro día a día y más débiles para superarlos.

Pero no todo está perdido! Y es que el ejercicio físico y el llevar una vida activa tiene un potente efecto en nuestra salud, reduciendo el riesgo de tener una gran cantidad de enfermedades y permitiéndonos disfrutar más de nuestro cuerpo, nuestras amistades y de la vida en general!

Seguro que tu mismo has sentido esa sensación de vitalidad, de bienestar y de felicidad cuando te mueves. El cuerpo te está pidiendo a voces que cambies!

¿Cómo puedes hacerlo? Debes tener una visión proactiva siempre y no esperes facilidades. Todo depende de ti: desplázate siempre que puedas andando o reduce en la medida que puedas los trasportes rodados, usa escaleras en lugar de ascensor, utiliza trayectos más largos hacia tu destino, levántate cada cierto tiempo de la silla y activa tu cuerpo. ¿Tienes niños a tu alrededor? Juega con ellos!!! Ellos son el mejor ejemplo de vida activa!

En esto de la actividad física, cada cosa que hagas cuenta y cada gesto, por pequeño que sea, tiene un gran impacto a lo largo de tu vida cuando lo adquieres como un hábito diario.

Recuerda que cada día que pasa es único y jamás volverá, por lo que te recomiendo que no lo desperdicies. Levanta del sofá, sal a la calle, pasea por tu ciudad, disfruta de la naturaleza, entrena con amigos, entrena solo…lo que tu prefieras. Pero MUÉVETE!

3 CLAVES PARA PONERTE EN FORMA

¿Te gustaría conseguir ese físico que alguna vez deseaste? ¿Te has planteado llevar una vida saludable? ¿Quieres ponerte en forma y mejorar tu aspecto y condición física?

Aquí te dejo 3 de las recomendaciones que suelo dar a mis clientes para motivarles y mostrarles el camino y que consigan una forma física excepcional con entrenamiento personalizado.

Lo primero que te aconsejo hacer es fijar un objetivo que sea concreto y realista y considerar si realmente estás dispuesto a esforzarte para conseguirlo.

Los cambios, sobre todo al principio, son duros y están sembrados de dudas. Por eso es muy recomendable ponerte un objetivo que te ayude a no desviarte del camino. Los clientes con más éxito que he tenido, además de tener un fin claro y conciso, han disfrutado (y por supuesto “sufrido”) el proceso para conseguirlo. Por eso es importante valorar cuánto quieres conseguir y cuánto estás dispuesto a comprometerte.

No conozco ningún gran cambio que se haya consolidado y haya triunfado sin un plan para ello. Por eso, el segundo consejo que te doy es que planifiques cómo vas a tratar de conseguirlo.

“No tengo tiempo” es una excusa. Hay tiempo siempre que se quiere conseguir algo. Pero debemos ser realistas. Planifica tu vida, tu temporada anual, tu mes o tu semana. Ten presente tus obligaciones, si trabajas o estudias, si tienes que atender a tu familia, etc. Esto es importante para poder trazar un plan realista. Por experiencia te digo que el 80% de las personas que nunca han hecho ejercicio o llevan tiempo sin hacerlo suelen fracasar a las 2 semanas de comenzar cuando se plantean objetivos muy ambiciosos.

En relación con esto, el último consejo que te doy es que pequeñas acciones, por insignificantes que parezcan, tienen un gran efecto si los adquieres como hábitos diarios.

Por ejemplo, comienzas a ir andando a tu lugar de trabajo o estudios. Inviertes 20 minutos, lo mismo que en transporte público, pero automáticamente estás sumando al día 40 minutos de movimiento. ¡Imagina el impacto que podría tener algo así para tu salud a lo largo de un año o de toda tu vida!

Otro ejemplo: no tienes tiempo para dedicar 1 hora de entrenamiento, pero puedes sacar 30 minutos 3 veces por semanas para ello. No los desperdicies. ¡Te aseguro que pueden suponer la clave para comenzar y engancharte al cambio que estás buscando!

Por último, te dejo una reflexión general que te servirá de ayuda.

Esperar a que los cambios se produzcan por sí solos nunca ha servido de nada. Una nueva semana, un nuevo año o una nueva vida no van asociados a nada que asegure el éxito. Debes ser el motor de ese cambio. Te invito a tomar las riendas y hacer lo que deseas justo ahora!!